lunes, mayo 31, 2010

Contaminación del agua; rios contaminados en Cataluña

Acusadas dos empresas de contaminar agua potable en Torelló  
  • La Generalitat valora los daños de los vertidos en 1,2 millones de euros
  •  Tres directivos de las firmas se enfrentan a 3 años de prisión, una multa y la inhabilitación
 Hacía años que contaminaban, pero fue en otoño del 2000 cuando se descubrió el pastel. Empezaron a morir peces en el rio Ges a su paso por Torelló (Osona) y las alertas se dispararon. La contaminación no solo afectó a este caudal fluvial, sino también al acuifero superficial y a los pozos de captación de agua potable del municipio. Después de más de nueve años, la fiscalía ha presentado su escrito de acusación contra tres personas que entonces ocupaban cargos de responsabilidad en las empresas Covit y Vem de Tapas Metálicas, que se dedican a la fabricación de artículos de menaje doméstico. Les reclama tres años de prisión, inhabilitación, una multa y una indemnización de 1,2 millones de euros, que es el valor del daño producido, según la Generalitat.

En el proceso judicial figuran como acusados Liber Antonio S. T. que era director gerente de Covit; Carlos P. M, gerente adjunto de la misma empresa, y Ramón T. S., director técnico y de producciones de Vem. Ellos eran, junto con el presidente del consejo de administración ya fallecido, los que gestionaban los procesos productivos y, según el fiscal, la eliminación de residuos.

LOS RESIDUOS / Las dos industrias utilizaban para la fabricación de artículos metálicos, entre otras materias, el percloroetileno, un disolvente clorado que sirve para la limpieza y desengrasado de las piezas. El uso de este producto generaba dos residuos líquidos (tricloroetileno y tretacloroetileno) con una elevada y especial toxicidad. Lo normal hubiera sido que estas sustancias se almacenaran y se entregaran periódicamente a una empresa especializada para que las trasladara a una planta autorizada de tratamiento.

La fiscalía sostiene que, «lejos de todo ello», los acusados, «por razones puramente crematísticas (ahorrarse los costos de recogida y tratamiento)», se deshicieron «ilegamente» de los residuos contaminantes desde el inicio de la actividad de las empresas, en 1991, hasta el 2001. ¿Cómo lo hacían? Uno: según la acusación, vertiéndolos ilegamente a través de las salidas de aguas residuales y pluviales de las dos industrias al río Ges, situado junto a las dos factorías. Dos: tirándolos al subsuelo a través de dos pozos de captación de agua ubicados en las instalaciones de las dos empresas.

¿Cuáles fueron los efectos? Uno: la contaminación por disolventes clorados de las aguas del río Ges y de su ecosistema natural. Dos: la afectación del acuífero superficial y de los pozos de captación de agua de Torelló, «generando con ello un grave riesgo para la salud pública de los habitantes». Los análisis efectuados pusieron de relieve que las concentraciones de las sustancias tóxicas (disolventes clorados) eran muy superiores al límite máximo autorizado por la normativa sanitaria.
Publicar un comentario